Hugo, 16 días

Hugo, vino a mi estudio con mamá y papá a hacerse una sesión regalo de las amigas de mami. El estar fuera de su casa no le gustó mucho y no se quedaba dormido, quería ver todo lo que tenía en el estudio. Estas cosas pasan, los bebés son bebés y por muchos métodos que tengas no hay uno infalible. Así que tranquilicé a sus papis y les dije que haríamos la sesión al día siguiente en su casa sin problema.

Volviendo a mis inicios, cuando no tenía mi estudio y saliendo de esa zona de confort que está genial, porque la luz cambia, no sabes donde vas a tener orientación y con mis bártulos a cuestas fui a ver al pequeño Hugo. Seguía sin dormir cuando lo separabas de los brazos de mamá, así que opté por envolverlo en una posición que le recordara a cuando estaba en el vientre de su madre y conseguimos que se durmiera y nos dejara embobadas mirándole.

Geniales los papás de Hugo que pusieron todo de su parte para que pudiera capturar los primeros sueños de su bebé y me hicieron sentir en su casa como si estuviera en la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *